Villa Torlonia

Villa Torlonia, la más reciente de las villas nobles romanas, conserva aún un encanto particular debido a la originalidad del jardín inglés, uno de los pocos ejemplos que existen en Roma, y a la rica, e inesperada cantidad de edificios y decoraciones artísticas diseminadas en el parque.

Villa Torlonia

Los sucesos históricos
Giovanni Torlonia, obtenido el título de marqués en 1797, compró en el mismo año, para revalidar la conquista del nuevo status, la Villa Colonna (anteriormente Pamphili) sobre la Nomentana. Giuseppe Valadier fue encargado de restaurarla para ponerla a la altura de los otras Villas principescas de Roma.
Entre 1802 y 1806 Valadier convirtió el edificio de los dueños en un elegante Palazzo, transformó el pequeño casino. Construyo un palacete bastante más bonito (el actual Casino dei Principi), edificó las Escuderías y una entrada majestuosa (demolida con la ampliación de la Nomentana). Valadier realizó también de la organización del parque construyendo avenidas simétricas, entre sus perpendiculares en cuya intersección, en posición central se encontraba el palacio, con la vista norte en eje con una de las entradas de la villa sobre la Nomentana. Numerosas obras de arte clásico, en gran parte esculturas, fueron compradas para decorar la Villa.
A la muerte de Giovanni, su hijo Alessandro encargó, en 1832 , a Giovan Battista Caretti, arquitecto y pintor, de enriquecer y ampliar el contenido.
Además de ampliar los viejos edificios, siguiendo el gusto ecléctico del Principe, Caretti edificó también algunas estructuras para decorar el parque: las llamadas Falsas Ruinas, el Templo de Saturno, la Tribuna con Fontana, un Anfiteatro, el Caffe- house, la Capilla de San Alejandro (estos últimos no existen ya).
Para proyectar y ejecutar los trabajos siguientes en el interior de la Villa, Alessandro se dirigió a otros dos arquitectos: Quintiliano Raimondi, para el Teatro y la Aranciera (actualmente llamada más comúnmente “Limonaia”) y Giuseppe Jappelli, al cual se confía la restauración de toda la parte sur de la Villa. Esta zona fue completamente transformada con avenidas serpenteantes, estanques y plantas exóticas, y diseminadas de edificios y decoraciones de gusto fantástico: la Capanna Svizzera (transformada después en Casina delle Civette), el Invernadero, la Torre y la Gruta Morisca, el Campo de Torneos.
El grandioso programa auto-conmemorativo culminó en 1842 con la edificación de dos Obeliscos de granito rosa, dedicados a la memoria de los padres Giovanni y Anna Maria Torlonia.
A pesar de lo antes dicho, Villa Torlonia no fue más que en muy pocos casos ese lugar de encuentro mundano y fastuoso para la alta nobleza romana y extranjera que Alessandro habría deseado.
El nuevo heredero Torlonia, Giovanni, interesado en el lanzamiento del nombre de familia, hizo realizar el Villino Medievale, una nueva muralla, el Villino Rosso, el Villino de guardia a la entrada de Via Spallanzani y transformó radicalmente la Capanna Svizzera que tomó la forma actual de Casina delle Civette.
Los nuevos edificios fueron en su mayor parte destinados para vivir.
En 1919 fue descubierto un gran cementerio judío subterráneo, en la zona noroeste de la Villa.
En 1925 la Villa fue entregada como residencia a Mussolini hasta 1943.
La presencia de Mussolini no llevó consigo modificaciones sustanciales; el Duce vivía en el Palazzo, utilizando el Villino Medievale y la Limonaia para la proyección de películas, fiestas y encuentros culturales y el Campo de Tornei como campo de tenis. Tampoco el Parque sufrió particulares intervenciones, excepto los huertos de guerra deseados por la esposa del Duce. En junio de 1944 la totalidad del complejo fue ocupado por las tropas del mando anglo - americano que permaneció en el mismo hasta 1947.
En 1977 la Villa fue comprada por la Municipalidad de Roma y desde 1978 está abierta al público. Desde los años 90 la Municipalidad ha iniciado una serie de importantes intervenciones de restauración tanto del parque como de los edificios: primero la Casina delle Civette, después el Casino dei Principi, la parte meridional del parque, el Villino Rosso hasta la reciente restauración de la Limonaia, del Villino Medievale, del Casino Nobile, de las Escuderías Viejas y de la parte norte del parque. Con la ya próxima restauración del Teatro y del Invernadero Morisco, Villa Torlonia recuperará sus antiguos esplendores.