Il Casino Nobile

 En 1797, Giovanni Torlonia adquirió la Viña Colonna, situada en vía Nomentana, y encargó a Giuseppe Valadier que remodelara los edificios y el parque para que resultaran más fastuosos y monumentales.
Las obras de remodelación se prolongaron de 1802 a 1806, y en ellas se procedió a la reestructuración y ampliación del Casino Noble. La antigua estructura se vio crecida con antecuerpos, soportales y terrazas abiertas.

El núcleo central del palacio era la Salla à manger - hoy llamada Sala de baile - iluminada por una gran ventana semicircular cuya luz se reflejaba en las paredes de la sala forradas de espejos para multiplicar artificialmente la luz y crear la ilusión de un espacio mayor.
El salón estaba decorado con grandes ornamentaciones de estuco, con pinturas de Domenico Del Frate y con diez bajorrelieves de yeso de Antonio Canova (una parte de ellos se halla actualmente expuesta en la Sala del "Berceau").
Al morir Giovanni en 1832, su hijo Alessandro encargó al pintor y arquitecto Giovan Battista Caretti que hiciera el Casino Noble aún más majestuoso e imponente y que lo embelleciera con obras de artistas y artesanos de renombre.
Para que el palacio no pasara desapercibido, ni siquiera para quien llegara desde fuera de la ciudad, a la sencilla fachada que daba a vía Nomentana, ideada por Valadier, se le adosó una majestuosa pronaos con una logia monumental encima, terminada en un frontón triangular en cuyo interior se hallaba un altorrelieve en terracota de Rinaldo Rinaldi dónde podemos observar a Baco que regresa triunfante de las Indias en un carro tirado por tigres”.
Las dos alas pequeñas porticadas diseñadas por Valadier fueron sustituidas por dos pórticos con columnas dóricas para unir los lados este y oeste del palacio formando unas estructuras prominentes semicirculares en las cuatro esquinas.
La severa e imponente monumentalidad del edificio estaba precedida por una escalinata señorial con estatuas antiguas colosales.
Pero la intervención más relevante de Caretti fue la ornamentación interior que, junto con la arquitectónica, definieron los nuevos espacios de las salas.
La planta baja y la noble tenían funciones representativas y presentaban salas decoradas con un estilo y modelos totalmente distintos de una sala a otra, acorde con la línea que caracterizaba a toda la villa.
El semisótano y el segundo piso estaban destinados al servicio y sus viviendas. Desde el semisótano se podía acceder al Casino dei Principi a través de un túnel aun existente.
Desde el semisótano también se accede a uno de los dos búnker que Mussolini mandó construir, uno antigás y otro antiaéreo (cerrado al público temporalmente), así como a la sala hipogea, descubierta recientemente, decorada por Giovan Battista Caretti imitando una "Tumba Etrusca", tanto por su construcción como por la ornamentación.